Turvilagarcía
ESPECIALES
El Mercado de Vilagarcía en la Historia
Guía rápida para conocer Vilagarcía de Arousa
Iglesia Parroquial Santa Eulalia de Arealonga
La familia de D. García de Caamaño

Ir a 1-4 | 5-8 | 9-12 | 13-16 | 17-20 | 21-24 | 25-28 | 29-32 | 33-36 | 37-40
GUÍA COMERCIAL
Alojamientos
Cafeterías
Restaurantes
De Tapas
Servicios Náuticos
Gimnasios
Centros de Estudio
De Tiendas, Comercios...
SERVICIOS
Historia
Callejero
Directorio Web
Fotografías, 360º
Rutas de Senderismo
Patrimonio
Fiestas Populares
AL DÍA
Noticias y Eventos
Cartelera de Cine
El Tiempo
Prensa local
Noticias de Galicia
Farmacias
Horarios de Transportes
Telefonos de Interés
Date a conocer con Turvilagarcia
REPORTAJES TURVILAGARCIA
Los ingleses y el fútbol en Vilagarcía, inicio del fútbol en España

Inicio del fútbol en España

Martín SantosLa práctica del deporte, especialmente la del Football, formaba parte de todas las visitas de la “home Fleet”. El Fútbol, ese deporte que había nacido años antes en los patios de los grandes colegios de Inglaterra, era conocido por las gentes de Vilagarcía desde el 26 de junio de 1.873, como consecuencia del arrendamiento que España hace a una compañía inglesa de las Minas de Río Tinto, en Huelva. Este contrato hace escalar en nuestro puerto al carguero que transportaba el material necesario para la explotación de las minas. Los marinos de este carguero, en los tres días que estuvieron en puerto, en sus ratos libres, aprovechaban el tiempo para practicar este deporte ya reglamentado en su nación años antes. La práctica de este deporte la realizaron en el “Campo de Barro”, situado detrás de la Capilla de San Roque, causando la expectación de nuestras gentes y escandalizando a algunos debido al atuendo. Jugaban en “¡calzón corto!”, al que tildaron de “amoral” (según noticia difundida por la revista Eco Republicano de Compostela en su número seis del 26 de Junio de 1873, y en el número diecisiete del 10 de Diciembre del mismo año).

Este buque era el GO-GO, que se hundió en la barra del puerto onubense, lo que provocó la llegada el 10 de diciembre del mismo año de otro navío denominado MR. HUGO, que estuvo entre nosotros otros tres días, practicando sus marineros el mismo deporte, pero esta vez con un balón ya “casi reglamentario” y mostrando un reglamento de los confeccionados en Inglaterra, cuando se constituyó la “Football Asociation” el 26 de Octubre de 1863. Este reglamento que dejaron en nuestra ciudad, pasados unos años, se guardó en el Real Club de Regatas y más tarde se perdería a consecuencia de la Guerra Civil.

El buque MR. HUGO continuó su periplo con destino a Huelva, en donde como consecuencia de su visita y estancia, y practicar allí el fútbol bajo la dirección de Alejandro Mackey, doctorado en una gran universidad inglesa, y en una reunión celebrada en el hotel Colón de aquella ciudad, nace el primer Club federado de España. Era el Huelva Recreativo Club, en el año 1878, que a partir del 8 de Mayo de 1903, y gracias a Alejandro Cadalso, el Gobernador Civil de aquella Provincia, se denominaría Recreativo de Huelva.

Así pues, los marinos de la Escuadra Inglesa o Royal Navy, en su primera visita en 1874, se encontraron con que nuestros paisanos ya conocían el football que practicaban con ellos durante sus visitas. Citar y recordar todos los comentarios, los partidos de fútbol celebrados entre nuestra gente y los marinos ingleses, sería muy difícil y larguísima empresa. El primer equipo de fútbol de nuestra ciudad fue el Alfonso XIII, fundado en 1.901 por D. José María Abalo Abad, como más adelante se reseñará. Pocos años pasaron para ser Real Alfonso, ya que en el 1.907, cuando recibió como regalo la Isla de Cortegada, la Casa Real Española dona un trofeo para disputar con la selección de la escuadra inglesa. Este trofeo se jugaría a dos partidos, celebrándose el primero en el Campo de Santa Rita (actual Parque da Xunqueira). Este encuentro terminó con empate a uno, y recogió el trofeo el capitán del Real Alfonso, el Señor Vega. No se disputó el segundo partido. Como quiera que Vega emigró a Nueva York, allá se llevó el trofeo, quedando en la actualidad en las manos de sus descendientes.

Reseñamos como ejemplo de disputa de partidos de fútbol celebrados entre combinados de la escuadra inglesa y nuestros equipos, un encuentro del 22 de enero del 1.927, también durante la estancia de la Escuadra Inglesa en nuestra ciudad. En aquellos encuentros era frecuente que a los partidos de fútbol asistieran no sólo el personal marinero y nuestros paisanos, sino que estaban presentes los oficiales ingleses con su Almirante y nuestras autoridades militares y civiles. Así ocurrió en el día citado, en el que nuestro Galicia Nueva comentaba:

“El primer tiempo acabó con empate a dos tantos, marcando primero los ingleses, que desde el inicio se mostraron superiores (...) En la segunda parte los ingleses dominaron total y absolutamente a los nuestros, marcando tres goles más, poniendo el resultado ampliamente a su favor: 2-5”. El diario local continúa haciendo elogios a los ingleses. Respecto al Villagarcía comenta: “Vergüenza es confesarlo, pero ha llegado el momento de hablar claro, para ver si los que pueden y deben, obran de otra manera (...) Próximo ya el final del encuentro, el Villagarcía hizo uso de un juego sucio y violentísimo que no era para tanto. El equipo inglés era claramente superior, y el saber perder es más noble que ganar”.

En el año 1928 la visita de la Escuadra Inglesa tuvo un carácter eminentemente deportivo. Se preparó un campeonato de fútbol de siete días de duración, para disputar un valioso trofeo, la "Copa García". En este campeonato participaron varios equipos de la Escuadra Inglesa, surta en el puerto. Como equipos españoles intervinieron el Galicia F.C. y el Villagarcía, que jugó la final. Otro equipo participante y que además jugó varios partidos con los de la Escuadra Inglesa en ese año rué el Eiriña de Pontevedra.

Manuel Suárez Fuentes - Colaborador histórico de Turvilagarcia
Extraído del libro “Inicios del fútbol en España”

Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial de este texto, sin la autorización expresa del Autor.